Veteran's Health Library Menu

Health Encyclopedia

Medidas para prevenir las úlceras por presión

Una úlcera por presión es una herida causada por el exceso de presión sobre la piel y los tejidos subyacentes. El exceso de presión durante demasiado tiempo puede causar una herida. Como consecuencia, se produce una herida que puede ser grave. Las lesiones y enfermedades de la médula espinal crean un riesgo permanente de que se formen úlceras por presión. Usted puede tomar ciertas medidas para ayudar a prevenir estas heridas o detectarlas cuando todavía son fáciles de tratar. Su equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal probablemente habrá hablado ya con usted sobre cómo prevenir las úlceras por presión. Ahora depende de usted poner en práctica lo que aprendió para mantener su piel sana y detectar a tiempo los problemas.

¿Por qué se desarrollan las úlceras?

Una lesión o enfermedad de la médula espinal afecta su capacidad para tener sensaciones táctiles y para moverse. Además, los cambios que provoca en la piel pueden hacer que esta se dañe con facilidad. Estos son los factores por los que las úlceras por presión son problemáticas para personas con una lesión o enfermedad de la médula espinal. Las fuerzas que provocan las úlceras por presión incluyen:

  • Presión. La presión existe en cualquier parte del cuerpo que esté apoyada contra una superficie o un dispositivo médico (yeso, sondas de oxígeno, etc.)

  • Desolladura. Estas se producen cuando está sentado o acostado. Se ejerce presión cuando el cuerpo está en contacto con una superficie externa, por ejemplo, cuando está acostado sobre un colchón o sentado sobre un cojín o con la espalda reclinada en el respaldo de una silla de ruedas, o con los pies sobre un apoyapiés; cuando usa sondas para oxígeno sobre la nariz o las orejas o cuando está sobre su catéter para la orina. También puede haber presión accidental por contacto con objetos como las llaves en un bolsillo o un libro debajo del cuerpo mientras está en la cama. 

  • Deslizamiento. También se conoce como “fricción”. La produce la fuerza de la piel cuando se desliza contra una superficie. Algunos ejemplos incluyen estar sentado en una silla de ruedas o cuando la cabecera de la cama está elevada (y la presión se ejerce en el hueso subyacente). Esto se debe evitar. La fricción se puede ver afectada por la piel húmeda, mala alimentación o circulación y por otros problemas de salud. 

Por lo general, las úlceras por presión se forman en los huesos prominentes. Estos son los lugares donde puede sentir el hueso justo debajo de la superficie de la piel. Estos incluyen el hueso de la cóccix, los huesos de las nalgas al sentarse, las caderas, los tobillos y los omóplatos.

Medidas para prevenir las úlceras por presión

Para mantener una piel sana y ayudar a prevenir las úlceras por presión, es esencial que haga lo siguiente:

  • Cambie de posición periódicamente. Su proveedor de atención médica le indicará con qué frecuencia debe cambiar de posición cuando esté en la cama o en una silla de ruedas. En general, cambie de lado varias veces cada noche en la cama, y cambie de posición en la silla de ruedas cada pocos minutos. Al cambiar de posición, cambiar de lado, o trasladarse a otra superficie: levante el cuerpo en vez de arrastrarlo a fin de evitar la fricción. Si no puede moverse por sí solo, pida a alguien que le ayude. Considere programar una alarma en su teléfono u otro dispositivo móvil para recordar que debe cambiar de posición.

  • Revise la piel dos veces al día. Mire y toque su piel con cuidado. Revise especialmente las partes en las que sobresalen los huesos. Utilice un espejo para verse la piel en las zonas que no puede ver o alcanzar directamente. Si no puede usar un espejo, pida a otra persona que le revise esas zonas. Revise su piel una vez a la mañana y una vez a la noche (considere programar una alarma en su teléfono u otro dispositivo móvil para recordar que debe cambiar de posición). Observe si hay alguno de los síntomas descritos en el cuadro a continuación.

Además, haga lo siguiente:

  • Mantenga la piel limpia y seca. Límpiese y séquese después de haber sudado y si ha tenido un episodio de incontinencia anal o urinaria. Evite los jabones demasiado fuertes y el alcohol, ya que resecan la piel. Para el resecamiento de la piel, use una crema o loción humectante que no contenga perfume ni alcohol.

  • Use el equipo adecuado y revíselo con regularidad. Su equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal le ayudará a encontrar los dispositivos y equipos que sean los mejores para usted. Asegúrese de controlar que las partes como el respaldo y el almohadón de su silla de ruedas no se hayan desgastado. Es importante que los equipos del baño estén cubiertos con materiales blandos para evitar las úlceras por presión. Asegúrese de sentarse con la espalda recta y de que su postura no haya cambiado. Debería ser evaluado por un especialista en sillería, al menos una vez al año en su centro de médula espinal asignado por el VA.

  • Coma bien y manténgase activo. Mantenga su piel y su cuerpo saludables, así, las úlceras por presión tendrán menos probabilidades de formarse. Evite el exceso de peso y la pérdida de peso demasiado rápida.

Su equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal le ayudará a establecer el plan de prevención de úlceras más adecuado para usted.

Señales de advertencia de una úlcera por presión

Revise su piel dos veces al día. Si nota cambios o problemas, avise de inmediato a su equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal. Revise lo siguiente:

  • Enrojecimiento de la piel que no desaparece en unos minutos

  • Nuevas áreas en su piel con coloración roja, violeta, con hematomas, descoloración/pigmentación oscura (la piel en las áreas con huesos prominentes como los talones, las caderas, etc.)

  • Puntos blandos, calientes o fríos

  • Zonas hinchadas o endurecidas

  • Raspaduras, cortadas, ampollas, forúnculos o granos

  • Cualquier nueva abertura en la piel

  • Una zona de la piel que le hace daño o en la que hay un cambio de sensación (es posible que esto no ocurra si su sensación táctil está reducida)

Tenga en cuenta que las úlceras por presión pueden comenzar a formarse en lo profundo de la superficie de la piel. Por lo tanto, puede haber una úlcera por presión aunque no haya ninguna herida abierta. Por eso es importante que preste atención a todos los cambios en el aspecto de su piel y a los cambios que puede palpar con los dedos. Casi todas las personas que viven con una lesión o enfermedad de la médula espinal desarrollan una úlcera por presión en algún momento. El objetivo principal es evitar las úlceras por presión que sean graves, profundas o grandes. Es importante detectar los problemas a tiempo, no apoyarse en la zona afectada y llamar de inmediato a su equipo de atención para lesiones o enfermedades de la médula espinal.

Un objetivo para toda la vida

Con una lesión o enfermedad de la médula espinal, la prevención de úlceras por presión es un proceso que dura toda la vida. Practique diariamente lo que aprendió sobre cómo cuidar su piel y mantenerse en buena salud. Si hace todo lo que puede por evitar las úlceras, se estará ayudando a sí mismo a mantenerse sano y activo. Si necesita ayuda, no dude en pedirla. Obtenga el apoyo de sus familiares y cuidadores. Siempre que tenga preguntas o necesite ayuda, llame a su coordinador, a su equipo o a su centro de atención de lesiones de la médula espinal. La función de estas personas es ayudarle a cuidarse a sí mismo para que pueda vivir mejor. Regrese al centro de atención de lesiones de la médula espinal todos los años para que le hagan una evaluación.

Para obtener más información

Para obtener más información, visite la aplicación móvil con Recursos para las úlceras por presión.

Author: StayWell Custom Communications
Last Annual Review Date: 8/1/2018
Copyright © The StayWell Company, LLC. except where otherwise noted.
Disclaimer - Opens 'Disclaimer' in Dialog Window | Help | About Veterans Health Library