Veteran's Health Library Menu

Health Encyclopedia

Cuando se forma una úlcera por presión

Una lesión o enfermedad de la médula espinal conlleva el riesgo de que se formen úlceras por presión. Cambiar frecuentemente de posición, revisar frecuentemente la piel y llevar una vida saludable son factores que pueden ayudar a prevenir la mayoría de las úlceras por presión. Pero no siempre es posible evitar estas úlceras. Incluso con el mejor plan y el mejor autocuidado, las úlceras por presión pueden aparecer. Si ocurre esto, no se desespere. Las úlceras son tratables. Y un buen sistema de autocuidado puede ayudarle a detectarlas a tiempo cuando, son más fáciles de tratar.

Señales de advertencia de una úlcera por presión

Revise su piel dos veces al día, por la mañana y la noche. Para ver zonas que no puede alcanzar, use un espejo o pida a alguien que se las inspeccione. Si nota algún cambio o problema, llame a su proveedor de atención médica de inmediato. Revise lo siguiente:

  • Enrojecimiento de la piel que no desaparece en unos minutos

  • Nuevas áreas en su piel con coloración roja, violeta, con hematomas, zonas de descoloración/pigmentación oscura (la piel en las áreas con huesos prominentes como los talones, las caderas, etc.)

  • Puntos blandos, calientes o fríos

  • Zonas hinchadas o endurecidas

  • Raspaduras, cortadas, ampollas, forúnculos o granos

  • Cualquier nueva abertura en la piel

  • Una zona de la piel que le hace daño o en la que hay un cambio de sensación (es posible que esto no ocurra si su sensación táctil está reducida)

Las úlceras por presión pueden comenzar a formarse en lo profundo de la superficie de la piel. Por lo tanto, puede haber una úlcera por presión aunque no haya ninguna herida abierta. Por eso es importante que preste atención a todos los cambios en el aspecto de su piel y a los cambios que puede palpar con los dedos.

Nota: En las pieles de tono más oscuro o con más pigmentación puede ser difícil determinar si hay úlceras por presión. Los cambios en el color o el enrojecimiento de la piel pueden ser difíciles de reconocer y pueden cambiar respecto a otras áreas de piel de los alrededores.

Tratamiento de las úlceras por presión

El tratamiento variará según su estado de salud, el tamaño y la gravedad de la úlcera y otros factores. El tratamiento incluye lo siguiente:

  • Aliviar toda la presión de la zona hasta que la úlcera por presión haya sanado o haya sido cerrada quirúrgicamente.

  • Apósitos especiales (no use nada que no le haya sido recetado por el médico)

Según cuál sea el estado de su herida, el tratamiento también puede incluir lo siguiente:

  • Técnicas para eliminar el tejido muerto de la herida, para que esta pueda sanar.

  • Antibióticos para eliminar la infección

  • Procedimientos médicos o quirúrgicos para cerrar la herida

Su proveedor de atención médica colaborará con usted para planificar los tratamientos más adecuados. Asegúrese de que ha entendido bien cuáles son sus opciones. Si lo desea, los miembros de su familia u otras personas que le ayudan en su autocuidado pueden participar también en estas discusiones.

Cómo revisar su úlcera por presión

Si tiene una úlcera por presión, es importante que la revise para asegurarse de que no haya problemas.  Mire bien la úlcera cada vez que cambia el apósito. Utilice un espejo para ver todas las partes de la herida. Si no puede verla, pida a alguien que le ayude a inspeccionarla. Observe si hay este tipo de problemas:

  • El líquido procedente de la herida empapa completamente el apósito

  • Otros cambios en el color de la piel, como enrojecimiento, oscurecimiento o calor alrededor de la úlcera por presión

  • Pus

  • Nuevas zonas de tejido ennegrecido, descolorido o muerto

  • La piel alrededor de la herida está demasiado mojada y se vuelve blanca

  • Mal olor

  • Fiebre

  • Falta de apetito

  • Dolor (si tiene sensibilidad alrededor de la úlcera)

Si nota cualquiera de estos u otros problemas, avise de inmediato a su equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal. NOTA: Según el nivel de gravedad de la lesión es posible que desarrolle disreflexia autónoma (DA) a consecuencia de una úlcera por presión. Hable sobre el control de la DA con el equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal.

Prevención de las úlceras por presión

La presencia de una úlcera por presión complica el posicionamiento en la cama y en la silla de ruedas. Trate de evitar hacer presión directa sobre la úlcera. Esto aumenta el riesgo de que se formen nuevas úlceras por presión en otras zonas en las que se apoya al acostarse o sentarse. Hable con el equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal. Asegúrese de aliviar frecuentemente la presión adicional para evitar nuevas roturas de la piel o ulceraciones.

Una lesión o enfermedad de la médula espinal implica un riesgo permanente de que se formen úlceras por presión. Por lo tanto, adopte medidas a diario para prevenir las úlceras y revise su piel para detectar la presencia de signos de advertencia. Regrese al centro de atención de lesiones de la médula espinal todos los años para que le hagan una evaluación de su salud. Siempre que tenga preguntas o necesite ayuda, llame a su coordinador o a su equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal. Si desarrolla signos de una úlcera por presión, dígaselo de inmediato a su proveedor de atención médica. Es posible que no pueda evitar todas las úlceras por presión. Pero sí podrá prevenir que se conviertan en un impedimento permanente para llevar una vida satisfactoria.

Para obtener más información

Para obtener más información, visite la aplicación móvil con Recursos para las úlceras por presión.

Author: StayWell Custom Communications
Copyright © The StayWell Company, LLC. except where otherwise noted.
Disclaimer - Opens 'Disclaimer' in Dialog Window | Help | About Veterans Health Library