Veteran's Health Library Menu

Health Encyclopedia

Lesión o enfermedad de la médula espinal: control del intestino

Es posible que su intestino no funcione igual que antes tras su lesión o enfermedad de la médula espinal (la lesión puede ocurrir como consecuencia de un accidente; la enfermedad puede consistir en un trastorno como la mielitis transversa o, en algunos casos, la esclerosis múltiple). Para ayudarle a adaptarse y controlar los cambios, su equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal ha colaborado con usted para establecer un programa intestinal que deberá seguir con regularidad. Ahora depende de usted poner este programa en práctica para ayudarle a limitar los episodios de incontinencia anal y otros problemas o complicaciones. Esto le permitirá mantenerse activo, sociable y en buen estado de salud.

Una lesión o enfermedad de la médula espinal causa cambios en la función intestinal

La lesión o enfermedad de la médula espinal suele implicar cambios en los nervios que participan en la función intestinal. En consecuencia, tal vez usted no se dé cuenta cuando tiene necesidad de defecar. Es posible que tenga problemas para expulsar las heces, o que haya salida involuntaria de excremento (incontinencia).

Consejos para llevar un programa intestinal exitoso

Un programa intestinal le dará mayor control de su intestino para que pueda defecar cuando lo desee, con lo cual le ayudará a tener defecaciones a intervalos regulares y a evitar los episodios de incontinencia anal. Además, le ayudará a prevenir otros problemas como la disreflexia autónoma (DA). (Si no está seguro, pregunte a su equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal si usted corre el riesgo de desarrollar disreflexia autónoma.)

Para asegurar el éxito de su programa intestinal, haga lo siguiente:

  • Cumpla estrictamente el horario establecido para su cuidado intestinal. Deberá completar una rutina intestinal todos los días o cada dos días para eliminar las heces del intestino. Realizar esta rutina puntualmente le ayudará a evitar los problemas intestinales y los episodios de incontinencia anal. Tal vez le resulte útil llevar un registro de su cuidado intestinal para poder evaluar si su rutina intestinal está dando buen resultado. Pida a su equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal que le dé un ejemplo.

  • Siga las instrucciones que le den sobre su dieta. Lo que come y lo que bebe afectará el funcionamiento de su intestino. Tal vez deba aumentar la cantidad de fibra en su dieta. La fibra da más volumen a las heces y las ablanda, con lo que son más fáciles de expulsar. También es posible que deba evitar ciertos alimentos que producen gas o que endurecen las heces o las ablandan demasiado. Además, tal vez deba aumentar la cantidad de líquido que bebe cada día. Consulte con su equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal a fin de determinar cuál es la cantidad óptima de líquido que debe consumir para el cuidado de su vejiga y su intestino.  El agua es la mejor opción. Limite las bebidas que contengan cafeína o alcohol, si le es posible.

  • Si puede, manténgase activo y haga ejercicio con regularidad. El ejercicio físico facilita el desplazamiento de las heces por el intestino, con lo cual se reduce la probabilidad de estreñimiento y bloqueo intestinal. Su equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal podría enseñarle ejercicios y cambios de postura para facilitar la expulsión de las heces.

  • Tome sus medicamentos según le indiquen. Tal vez le hayan recetado medicamentos para estimular la defecación durante su rutina intestinal. También es posible que le receten ablandadores fecales y medicamentos para mejorar su función intestinal. No tome medicamentos, fármacos sin receta o hierbas medicinales sin consultar de antemano con su equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal. No se haga enemas demasiado voluminosos, ya que pueden estirar el intestino.

Manténgase en contacto con su equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal. Asegúrese también de hacerse una evaluación anual en su centro de atención para lesiones o enfermedades de la médula espinal. Si necesita cambiar parte de su programa intestinal, comuníqueselo de inmediato a su equipo de atención médica. En colaboración con ellos, podrán determinar cuáles son los ajustes más adecuados para usted.

Cuándo debe obtener tratamiento

Llame de inmediato a su equipo médico si observa síntomas como los siguientes, que podrían ser indicativos de un problema intestinal:

  • Excrementos duros o demasiado blandos o aguados

  • Excrementos negros o muy oscuros

  • Sangre en los excrementos

  • Abdomen hinchado o duro

  • Náuseas o vómito

  • Pérdida de peso

  • Falta de apetito

  • Dolor abdominal

  • Reaparición de los episodios de incontinencia anal

  • Incapacidad para defecar durante su programa intestinal

Lleve una vida activa

El cambio en su función intestinal tras una lesión o enfermedad de la médula espinal no debería impedirle llevar una vida activa. Con algo de tiempo y de práctica, su programa intestinal se convertirá en parte de su rutina diaria. Usted seguirá siendo capaz de hacer muchas de las cosas que siempre le han gustado, entre ellas los deportes y las salidas con amigos o en pareja. Si tiene preguntas o inquietudes, consulte con su equipo de atención para su lesión o enfermedad de la médula espinal, cuya función es ayudarle a llevar una vida sana y satisfactoria.

Author: StayWell Custom Communications
Last Annual Review Date: 5/21/2012
Copyright © The StayWell Company, LLC. except where otherwise noted.
Disclaimer - Opens 'Disclaimer' in Dialog Window | Help | About Veterans Health Library