Veteran's Health Library Menu

Health Encyclopedia

Motivos para hacer una cesárea

Aunque es posible planificar una operación cesárea, en la mayoría de los casos este tipo de parto no es lo esperado. Es posible que haga falta hacer una cesárea cuando existen preocupaciones sobre el bebé, la mamá o el paso del niño por la vía del parto, o por todas estas razones juntas. A continuación se indican algunas de las razones por las cuales podrían hacerle una cirugía de cesárea.

Huesos de la pelvis con corte transversal del útero. Bebé dentro del útero. La cabeza del bebé está hacia abajo y es demasiado grande para pasar por los huesos de la pelvis.
Mala posición
Huesos de la pelvis con corte transversal del útero. Dentro del útero se ve un bebé. La cabeza del bebé está hacia arriba y se encuentra en la posición incorrecta para el nacimiento.
Mala presentación
Huesos de la pelvis con corte transversal del útero. Dos bebés dentro del útero.
Más de un bebé

 

  • Mala posición. La cabeza del bebé está en una mala posición o es demasiado grande y podría impedir que el niño atraviese la vía del parto. Este problema se conoce como “desproporción cefalopélvica” (“DCP”, por sus siglas en inglés).

  • El bebé está sufriendo. El bebé da señales de que quizás no pueda mantenerse sano a lo largo de las tensiones del parto.

  • Falta de avance del trabajo de parto. El cuello uterino no se adelgaza y/o no se dilata (abre) lo suficiente, lo cual impide que el bebé baje hasta llegar a la vía del parto.

  • Una mala presentación. El bebé se presenta de nalgas, descendiendo primero por los pies o los glúteos, o está acostado cruzando la pelvis.

  • Más de un bebé. Cuando hay dos o más bebés, probablemente uno se encuentre en una posición equivocada.

  • Problemas con la placenta. En algunos casos, la placenta (órgano que alimenta al bebé) se encuentra entre la cabeza del bebé y la vía del parto; este problema se denomina “placenta previa”. En otros casos, la placenta se separa del útero (“desprendimiento prematuro de placenta”). Ambos problemas aumentan los riesgos del parto vaginal.

  • Problemas de salud de la mamá. Los problemas existentes o que surgen durante el embarazo, como la diabetes, enfermedad renal, alta presión arterial y fibromas en el útero, pueden aumentar los riesgos del parto vaginal.

  • Un bebé con necesidades particulares. Un problema de salud o defecto de nacimiento del bebé pueden aumentar los riesgos del parto vaginal.

  • Una infección vaginal activa. El herpes y otras infecciones podrían contagiarse al bebé mientras pasa por la vía del parto.

Author: StayWell Custom Communications
Copyright © The StayWell Company, LLC. except where otherwise noted.
Disclaimer - Opens 'Disclaimer' in Dialog Window | Help | About Veterans Health Library