Veteran's Health Library Menu

Health Encyclopedia

Después de la cirugía de reemplazo de rodilla: El primer mes

Antes de seguir los consejos de esta hoja, usted debe ser evaluado por un profesional de la rehabilitación adecuado para determinar un plan de tratamiento específico que se acomode a sus necesidades. Por favor contacte a su Proveedor de Rehabilitación de la VHA local para obtener la orientación apropiada sobre la información que se da a continuación.

Usted aplicará las mismas habilidades de movimiento que adquirió en el hospital o centro de rehabilitación a su programa de ejercicios en el hogar. También es posible que siga viendo a su fisioterapeuta. Cumpla con su programa de ejercicios y obtendrá grandes recompensas. Cuando su rodilla esté en forma, podrá caminar más fácilmente y reanudar su vida activa en menos tiempo.

Cumpla con su programa de ejercicios

Una mujer anda en una bicicleta fija mientras mira televisión.

Hacer ejercicios es la única manera de recobrar las fuerzas y amplitud de movimiento. El ejercicio continuo podría permitirle además fortalecerse y aumentar su amplitud de movimiento a niveles superiores a los que tenía antes de la operación. Esto se debe a que el dolor que usted sentía antes de la cirugía podría haberle limitado los movimientos. Por esto, incorpore el ejercicio a su rutina diaria. Siga viendo a su terapeuta según las indicaciones; quizás le indique que comience a montar en bicicleta estacionaria o agregue nuevos ejercicios a su programa.

Camine para progresar

Hombre al aire libre que camina con bastón. Sostiene el bastón del lado opuesto a la pierna operada.
Sujete el bastón del lado de su pierna no operada y muévalo mientras da un paso con la pierna operada.

Caminar no sólo ayuda a adquirir una marcha más normal y cómoda, sino también lo mantiene en forma y evita que se le formen coágulos de sangre. Comience dando tres o cuatro paseos cortos todos los días; vaya aumentando gradualmente la distancia, el tiempo y la frecuencia de su caminata. Después de sus paseos, recuéstese, eleve la rodilla y aplíquese hielo para reducir la hinchazón. Su médico o terapeuta le indicará dónde y cuándo debe usar su caminador, muletas o bastón, así como cuándo puede dejar de usarlos.

Author: StayWell Custom Communications
Last Annual Review Date: 5/15/2011
Copyright © The StayWell Company, LLC. except where otherwise noted.
Disclaimer - Opens 'Disclaimer' in Dialog Window | Help | About Veterans Health Library