Veteran's Health Library Menu

Health Encyclopedia

Vivir con miocardiopatía

Su proveedor de atención médica preparará un plan de tratamiento para ayudarlo a vivir mejor si padece miocardiopatía. Esto evitará que empeore, lo que posiblemente causaría problemas graves al corazón y a los pulmones. Asegúrese de seguir las instrucciones de su proveedor. También puede hacer algunos cambios en su estilo de vida que serán beneficiosos para el corazón.

Hombre de pie sobre una balanza personal.
Weigh yourself daily and write down your results.

Cumpla con su plan de tratamiento

Visite regularmente a su proveedor de atención médica. Coméntele todos los problemas que tenga con su plan de tratamiento. Sea honesto y diga si no está haciendo algo que su proveedor le haya sugerido. Quizás su proveedor pueda hacer algunos cambios en el plan para que funcione mejor para usted y su estilo de vida. No seguir el consejo de su proveedor de atención médica puede derivar en una complicación grave o que ponga en riesgo su vida.

Busque el equilibrio entre la actividad y el descanso

Si tiene una miocardiopatía, es posible que se canse más rápidamente que otras personas porque el corazón no está funcionando tan bien como debería. Pero eso no debería impedirle mantenerse activo. De hecho, la actividad puede ayudarlo a sentirse mejor. Hable con su proveedor de atención médica para saber cuánta actividad es adecuada para usted.

Haga cosas que ayuden al corazón

  • Deje de fumar. Fumar daña el músculo del corazón y los vasos sanguíneos. También provoca cambios en los pulmones que pueden dificultar más la respiración y el funcionamiento de estos órganos. Fumar reduce el oxígeno que hay en la sangre. Tener menos oxígeno en la sangre obliga al corazón a hacer más esfuerzo y a latir más rápido. Esto puede desencadenar un ataque cardíaco si el corazón no puede manejar ese esfuerzo extra. Este tipo de ataque cardíaco se conoce como infarto agudo de miocardio.

  • Reduzca el sobrepeso. Cuanto más sobrepeso tenga, más esfuerzo tendrá que hacer el corazón para hacer circular la sangre por el cuerpo. El sobrepeso también puede aumentar el riesgo de tener presión arterial alta y diabetes. Estas afecciones pueden dañar aún más los vasos sanguíneos y corazón.

  • No beba alcohol. El alcohol puede empeorar la miocardiopatía, ya que desintegra el tejido cardíaco. Esto afecta la capacidad de bombeo del corazón. Puede ser algo muy grave en las personas alcohólicas.

  • Coma menos sal. La sal es la principal fuente de sodio en nuestra alimentación. Demasiado sodio puede hacer que los síntomas de la miocardiopatía empeoren. La sal hace que el cuerpo retenga agua, y esto hace que el corazón se esfuerce más. Es posible que su proveedor de atención médica le pida que limite el sodio (la sal) que come a menos de 1,500 mg al día. Eso es alrededor de media cucharadita de sal.

Lleve un registro de su peso

Un aumento de peso rápido puede significar que está reteniendo líquidos. Eso puede ser síntoma de insuficiencia cardíaca. Si lleva la cuenta de su peso, podrá detectar esa suba de peso rápidamente y evitar mayores daños al corazón. Para llevar la cuenta de su peso, haga lo siguiente:

  • Pésese todas las mañanas a la misma hora, después de haber orinado. Use la misma ropa todos los días para pesarse. Anote su peso todos los días.

  • No deje de pesarse. Si olvida hacerlo un día, vuelva a pesarse a la mañana siguiente.

  • Llame a su proveedor de atención médica si sube más de 2 libras en un día, o si sube más de 5 libras en una semana, o el peso que le haya indicado su proveedor de atención médica que debe informar.

Cuándo debe llamar a su proveedor de atención médica

Llame a su proveedor de atención médica si ocurre algo de lo siguiente: 

  • Se desmaya o se marea.

  • Nota que los medicamentos le causan síntomas nuevos.

  • Vuelve a tener tos, en especial si el esputo es espumoso.

  • Tiene problemas para respirar, en especial si le pasa mientras está acostado o descansando. Tiene dificultades para respirar mientras hace ejercicio o incluso cuando camina distancias cortas.

  • Se cansa más rápidamente.

  • Comienza a orinar con menos frecuencia.

  • Nota que los pies o los tobillos se hinchan más de lo normal. Tiene hinchazón en las piernas o en el abdomen. Las venas del cuello sobresalen más de lo normal. Es posible que note que le cuesta más ponerse los zapatos o los pantalones debido a la hinchazón o distensión.

  • Le duele o siente presión u opresión en el pecho, el brazo, la mandíbula o la espalda.

Author: StayWell Custom Communications
Copyright © The StayWell Company, LLC. except where otherwise noted.
Disclaimer - Opens 'Disclaimer' in Dialog Window | Help | About Veterans Health Library