Veteran's Health Library Menu

Health Encyclopedia

¿Por qué debe realizarse controles de cáncer de cuello uterino?

El espéculo permite mantener abierta la vagina mientras se toma una muestra de células del cuello del útero.

El cáncer de cuello uterino comienza en el cuello uterino de una mujer y puede propagarse hacia otras partes del cuerpo. El cuello uterino es la parte inferior del útero de una mujer que conduce a la vagina. Durante una fase temprana, los cambios en el cuello uterino no presentan síntomas. A menudo, la única manera de conocer los cambios cervicales es mediante un análisis de detección de cáncer de cuello uterino. Las pruebas de detección se realizan para detectar casos posibles de cáncer en personas que no presentan ninguna señal. La prueba de Pap o la prueba del virus de papiloma humano (VPH) pueden detectar estos problemas en forma temprana, cuando son más fáciles de tratar. Las pruebas de Pap pueden también detectar determinadas afecciones del cuello uterino y la vagina.

¿Qué es una prueba de Papanicolaou?

La prueba de Papanicolaou es un procedimiento que ayuda a detectar cambios en el cuello uterino que pueden devenir en cáncer. Para este análisis, se toma una pequeña muestra de células del cuello uterino con un hisopo. Esta prueba se realiza en el consultorio del proveedor de atención médica. Luego, las células se examinan en un laboratorio para determinar la presencia de células anormales. La prueba de Papanicolaou es un procedimiento seguro. Toma solo unos segundos y causa poca o ninguna molestia.

La relación con el VPH

El VPH es una familia de virus que se contagia mediante el contacto directo. La mayoría de las veces, determinados tipos de VPH se contagian mediante contacto sexual. Algunos tipos de VPH provocan verrugas genitales (condiloma). Sin embargo, no todos los tipos de VPH presentan síntomas visibles. Algunos tipos producen cambios celulares (displasia) en el cuello uterino que pueden devenir en cáncer. De hecho, la infección por VPH es el factor de riesgo principal del cáncer de cuello uterino. Los proveedores de atención médica pueden realizarle análisis para la detección de VPH. Los análisis de detección de VPH se realizan habitualmente mediante la prueba de Pap. Es importante realizarse controles de cáncer de cuello uterino según se lo haya indicado su proveedor de atención médica. Esto permite garantizar la detección y el tratamiento de cualquier célula anormal antes de que se transforme en cancerosa. Las mujeres que mantengan relaciones sexuales con otras mujeres también deben hacerse controles para la detección del VPH.

¿Quién debe realizarse una prueba de Pap o de VPH?

Consulte con su proveedor de atención médica para saber cuándo debe realizarse una prueba de detección de cáncer de cuello uterino, de qué tipo y con qué frecuencia. Siga estos consejos del Grupo de Trabajo sobre Servicios Preventivos de los Estados Unidos para las pruebas de detección de cáncer de cuello uterino:

  • Hágase la primera prueba de Pap a los 21 años, y luego cada 3 años hasta los 29 años. No se recomienda la prueba de VPH durante este periodo, aunque puede realizarse como análisis de control luego de una prueba de Pap anormal.

  • A partir de los 30 años, la prueba de detección puede realizarse mediante una prueba de Pap junto con una prueba de VPH (pruebas conjuntas) en mujeres con riesgo promedio cada 5 años. Esto debe repetirse hasta los 65 años. Otra opción para el grupo de mujeres entre 30 y 65 años es realizarse solo la prueba de Pap cada 3 años o pruebas de detección cada 5 años mediante pruebas de VPH de riesgo alto únicamente.

  • Puede que necesite un programa de control diferente si posee un riesgo alto de cáncer de cuello uterino. Los factores de riesgo incluyen el VIH, el sistema inmunitario debilitado, el uso prolongado de esteroides o la exposición al medicamento DES mientras se encontraba en el útero de su madre. Consulte a su proveedor de atención médica sobre el plan de control más adecuado para usted.

  • Si tiene más de 65 años, se ha realizado análisis periódicos durante los últimos 10 años y no obtuvo resultados anormales durante los últimos 20 años, el Grupo de Trabajo sobre Servicios Preventivos de los Estados Unidos no recomienda los controles, salvo que tenga riesgo alto de contraer cáncer de cuello uterino.

  • Si le realizaron una histerectomía en la cual le extirparon el cuello uterino, puede interrumpir las pruebas de detección, salvo que la histerectomía haya sido realizada para tratar el cáncer de cuello uterino o el precáncer. Si conserva su cuello uterino luego de una histerectomía, se recomienda continuar con las pruebas de detección según los consejos mencionados.

  • No es necesario hacerse análisis periódicos todos los años. Sin embargo, si su análisis arroja resultados anormales, su proveedor de atención médica le indicará cada cuánto debe realizarse estudios. 

  • Las mujeres que se hayan vacunado contra el VPH también deben seguir estos consejos.

  • Si ha tenido cáncer de cuello uterino, hable con su proveedor de atención médica sobre cuál es el plan de seguimiento más adecuado para usted.

Es normal sentir ansiedad durante las visitas de control con su proveedor de atención médica. Más aún si tiene antecedentes de traumas. Dígale a su proveedor de atención médica si siente ansiedad por su visita de control. Trabajen juntos para buscar maneras de reducir su ansiedad. Hable con su equipo de salud mental sobre los problemas que la preocupan. Si no tiene un proveedor de salud mental, hable con su proveedor de atención médica de cabecera sobre sus inquietudes. Programe un turno para hablar con un proveedor de salud mental.

Author: StayWell Custom Communications
Copyright © The StayWell Company, LLC. except where otherwise noted.
Disclaimer - Opens 'Disclaimer' in Dialog Window | Help | About Veterans Health Library