Veteran's Health Library Menu

Health Encyclopedia

La mujer y las enfermedades cardíacas: comprenda cuáles son sus riesgos

Los factores de riesgo son hábitos y afecciones que aumentan las probabilidades de tener enfermedad cardíaca. Cuantos más factores se tengan, mayor será el riesgo de tener un ataque al corazón, también llamado infarto agudo de miocardio o IAM, y otros problemas cardíacos. La mayoría de los factores de riesgo se pueden controlar para mejorar la salud del corazón. A continuación, se incluyen factores de riesgo de tener una enfermedad del corazón. Las mujeres tienen factores de riesgo específicos como, por ejemplo, complicaciones en el embarazo que es importante conocer.

Tabaquismo

Este es el principal factor de riesgo que puede cambiar. Fumar provoca inflamación y daña los músculos lisos que recubren las arterias, lo que las hace menos flexibles. También eleva la presión arterial y esto provoca mayores daños al recubrimiento de las arterias. Fumar también aumenta el riesgo de que se forme un coágulo sanguíneo que bloquee una arteria y provoque un ataque al corazón o un ataque cerebral. Fumar también daña los pulmones, lo cual afecta la llegada de oxígeno al cuerpo. Las investigaciones han demostrado que las mujeres que fuman tienen un riesgo de ataque al corazón 6 veces mayor que las que no fuman. Además, es importante que evite el tabaquismo pasivo (el humo del tabaco de otras personas). Si fuma, nunca es demasiado tarde para empezar a mejorar el corazón. Pregunte al médico sobre los productos de reemplazo de nicotina, así como la terapia para dejar de fumar.

Para obtener más información y apoyo para dejar de consumir tabaco

Diabetes

La diabetes aumenta los niveles de azúcar en la sangre. El exceso de azúcar puede dañar los vasos sanguíneos si no se mantiene bajo control. Además, la diabetes aumenta la probabilidad de tener un infarto “silencioso”, es decir, un ataque al corazón sin síntomas.  Está en riesgo si el nivel de azúcar en la sangre en ayunas es mayor de 100 mg/dl.

Colesterol alto

El colesterol es una sustancia grasa presente la sangre. Puede acumularse en las paredes de las arterias. Esto se denomina placa. Con el tiempo, la placa estrecha las arterias y reduce el flujo de sangre hacia el corazón o el cerebro. Si se forma un coágulo de sangre o se desprende un trozo de placa, la arteria podría bloquearse por completo repentinamente y se produciría un ataque al corazón o un ataque cerebral. Su riesgo de tener una enfermedad cardíaca aumenta si tiene niveles altos de colesterol LDL (colesterol “malo”) o de triglicéridos (otra sustancia grasa en la sangre). El riesgo también aumenta si no tiene suficiente colesterol HDL (“bueno”). El colesterol HDL ayuda a eliminar el colesterol malo. Está en riesgo si tiene lo siguiente:  50 mg/dL o menos de colesterol HDL; 100 mg/dL o más de colesterol LDL; 150 mg/dL o más de triglicéridos.

Presión arterial alta

Hay presión arterial alta cuando la sangre hace demasiada fuerza contra las paredes de las arterias. Esto provoca daños en las paredes de las arterias y, en consecuencia, produce la formación de tejidos cicatriciales al sanar. Esto hace que las arterias se vuelvan rígidas. La placa se pega al tejido cicatrizado, lo que provoca el estrechamiento y el endurecimiento de las arterias. La presión arterial alta también obliga al corazón a hacer más fuerza para bombear sangre al cuerpo. La presión arterial alta aumenta el riesgo de ataque al corazón, también llamado infarto agudo de miocardio o IAM, y ataque cerebral. El tejido del cerebro es especialmente sensible al daño que causa la presión arterial alta. La presión arterial alta (hipertensión) se define como una presión arterial sistólica de 140 mmHg o más o diastólica de 90 mmHg o más en personas de bajo riesgo. También es de 130/80 mmHg o más en personas de alto riesgo. Las personas de alto riesgo son aquellas mayores de 65 años de edad. Las personas también son de alto riesgo si tienen diabetes, enfermedad renal crónica, o enfermedad cardiovascular conocida como un ataque al corazón anterior, ataque cerebral, enfermedad de las arterias coronarias o insuficiencia cardíaca.

Exceso de peso

El exceso de peso hace que el corazón se esfuerce más. Esto aumenta el riesgo de tener un ataque al corazón. Además, el sobrepeso incrementa el riesgo de presentar diabetes y presión arterial alta. El exceso de peso alrededor de la cintura o el estómago es lo que más aumenta el riesgo. Además, la obesidad aumenta el riesgo de tener enfermedades cardíacas.

Falta de actividad física

Si no hace ejercicio regular, es más probable que presente otros factores de riesgo como tener sobrepeso y desarrollar diabetes. También es más probable que tenga presión arterial alta y niveles de lípidos no saludables. El ejercicio promueve un buen flujo sanguíneo y asegura que el corazón pueda responder a las exigencias.

Las emociones negativas

Ciertas emociones negativas como el estrés, la ansiedad y la furia contenida se han vinculado a las enfermedades cardíacas. Con el tiempo, estas emociones pueden elevar el riesgo de enfermedades cardíacas. Ciertas emociones como la ansiedad o la depresión pueden empeorar las enfermedades cardíacas en personas que ya la tienen. Es importante controlar estas emociones, pues se ha demostrado que con el tiempo producen hormonas que aumentan el estrés en el corazón.

Síndrome metabólico

Este síndrome es consecuencia de una combinación de ciertos factores de riesgo. Le genera riesgo adicional de sufrir enfermedad cardíaca, ataque cerebral y diabetes. Usted tiene síndrome metabólico si tiene tres o más de los siguientes factores de riesgo: bajo nivel de colesterol HDL, alto nivel de triglicéridos, presión arterial alta, alto nivel de azúcar en la sangre o exceso de peso en la zona de la cintura.

Factores de riesgo que no puede controlar

Hay unos cuantos factores de riesgo que no se pueden cambiar. Aún así, aumentan la probabilidad de tener enfermedades cardíacas.

  • Antecedentes familiares. El riesgo de tener un ataque al corazón es más elevado si su mamá o su hermana tuvieron problemas del corazón antes de llegar a los 65 años o, en el caso de su papá o su hermano, antes de cumplir los 55 años.

  • Edad. El riesgo de tener enfermedades cardíacas aumenta con la edad, y comienza alrededor de los 40 años de edad.

  • Complicaciones en el embarazo. Los antecedentes de presión arterial alta durante el embarazo o preclamsia, la diabetes durante el embarazo, y el parto prematuro aumentan el riesgo de enfermedad del corazón.

  • Las afecciones autoinmunes como el lupus y otros trastornos de la tiroides están relacionadas con la enfermedad del corazón debido a que hay un aumento en la inflamación.

Author: StayWell Custom Communications
Last Annual Review Date: 2/1/2012
Copyright © The StayWell Company, LLC. except where otherwise noted.
Disclaimer - Opens 'Disclaimer' in Dialog Window | Help | About Veterans Health Library