Veteran's Health Library Menu

Health Encyclopedia

Para los cuidadores: problemas para tragar después de un ataque cerebral

Algunas personas tienen dificultad para tragar (disfagia) después de un ataque cerebral. Esto aumenta las probabilidades de que se atraganten. También expone su salud a un mayor riesgo de contraer enfermedades como la neumonía por aspiración. Esta es una infección de los pulmones que ocurre cuando los alimentos o los líquidos pasan a los pulmones en vez de al estómago. Para mantener las necesidades nutricionales, un fonoaudiólogo podría enseñar a su ser querido a mejorar la técnica para tragar los alimentos.

Un hombre mayor bebe té. Su esposa bebe jugo de naranja y le sonríe.
For your loved one’s safety, prepare all food and drink exactly as directed.

Aprender nuevas formas de comer

Si tragar se convierte en un problema, existen ciertos cambios en la alimentación y la postura corporal que pueden resultar útiles. A algunos pacientes se les pide que vuelvan la cabeza hacia un lado determinado para que les resulte más fácil tragar. Añadir espesantes a los líquidos también puede facilitar su ingesta. Algunos pacientes deben evitar los alimentos demasiado calientes o fríos. En ocasiones, comer cantidades más pequeñas de alimentos a un ritmo más lento puede ayudar. Si la persona no puede comer o beber por la boca, es posible que se necesite una sonda de alimentación. A medida que pueda tragar mejor, le modificarán las restricciones.

Aumente el control de los músculos

A muchos pacientes les resulta útil hacer ejercicios. Algunos fortalecen los músculos de la boca para tragar mejor. Otros mejoran el movimiento de la lengua y el cierre de los labios. Esto les permite mantener la comida en la boca hasta que esté lista para tragarla.

Guía sobre comidas y bebidas

Su fonoaudiólogo le enseñará qué tipos de texturas y líquidos puede tragar el paciente sin peligro. Comente ciertos ejemplos utilizando alimentos que le gustan al paciente. La Iniciativa Internacional de Estandarización de la Dieta para la Disfagia (IDDSI, por sus siglas en inglés) elaboró un plan de dieta para las personas que tienen disfagia. La dieta para la disfagia tiene niveles que califican las bebidas y los alimentos en una escala de espesor de 0 a 7. Los niveles son los siguientes:

Niveles de líquidos

  • Nivel 0 (fluidos). Son líquidos acuosos como jugo, té, leche, refrescos, cerveza y caldo. Se pueden beber con una tetina, una tasa o un sorbete.

  • Nivel 1 (ligeramente espesos). Son líquidos más espesos que el agua. Es necesario hacer un esfuerzo mayor para beberlos que con los líquidos más fluidos, pero pasan a través de un sorbete o una tetina.

  • Nivel 2 (levemente espesos). Estos líquidos se deslizan de una cuchara, pero más lentamente que las bebidas más fluidas. Se pueden sorber o succionar a través de un sorbete con cierto esfuerzo.

  • Nivel 3 (licuados, moderadamente espesos). Se pueden beber de un vaso o succionar a través de un sorbete con cierto esfuerzo. Son líquidos lo suficientemente espesos como para comerlos con una cuchara. Por ejemplo, una malteada espesa. Su textura es suave y sin grumos.

  • Nivel 4 (en puré, extremadamente espesos). Por lo general, se comen con cuchara. No se pueden beber de un vaso. Un ejemplo es el flan.

Niveles de alimentos

  • Nivel 3 (moderadamente espesos). Son alimentos que:

    • Uno no necesita masticar.

    • Tienen una textura suave, pero sin grumos.

    • Se pueden comer con cuchara, pero no con tenedor.

    • No son los suficientemente espesos para quedar firmes sobre un plato. Por ejemplo, algo que no es firme como la gelatina.

  • Nivel 4 (en puré, extremadamente espesos). Estos alimentos:

    • A menudo, se pueden comer con cuchara, y algunas veces con tenedor.

    • No se pueden beber de un vaso.

    • No es necesario masticarlos.

    • Se pueden colocar en un molde, como la gelatina.

    • No son pegajosos ni grumosos.

    • Se desprenden completamente de una cuchara cuando se la inclina y conservan su forma cuando se los coloca sobre un plato. Por ejemplo, el flan.

    • No se pueden derramar ni verter, pero se mueven muy lentamente si se inclina el plato.

  • Nivel 5 (picados y húmedos). Estos alimentos:

    • Se pueden comer con un tenedor o una cuchara, o con palillos si tiene buen control de las manos.

    • Se pueden colocar con una cuchara sobre un plato y darles forma. Por ejemplo, el puré de papas.

    • Son blandos y húmedos, pero no se separan como un líquido.

    • Pueden tener pequeños grumos que se aplastan con la lengua.

  • Nivel 6 (suaves). Estos alimentos:

    • Son tiernos, suaves y del tamaño de un bocado.

    • Se pueden comer con un tenedor, una cuchara o palillos, pero no se necesita cuchillo para cortarlos.

    • Se deben masticar.

  • Nivel 7 (regular). Estos son los siguientes:

    • Alimentos habituales normales de diversas texturas: suaves, fibrosos, y duros y crujientes.

    • Alimentos que se pueden comer de cualquier forma. Por ejemplo, de un vaso o con utensilios.

    • Alimentos que es necesario masticar, con todo tipo de texturas, y que pueden tener trozos que no se pueden tragar, como cartílagos.

     

Author: StayWell Custom Communications
Copyright © The StayWell Company, LLC. except where otherwise noted.
Disclaimer - Opens 'Disclaimer' in Dialog Window | Help | About Veterans Health Library