Veteran's Health Library Menu

Health Encyclopedia

Comprensión de un desliz o una recaída en el consumo de alcohol o drogas

Dejar de usar una sustancia de manera indebida, ya sea que se trate de alcohol o drogas, puede resultar difícil. Muy pocas personas tienen éxito la primera vez que lo intentan. Es probable tener un desliz o una recaída. La perseverancia para pulir sus habilidades de recuperación es la clave para el éxito.

Desliz frente a recaída

  • Un desliz es la primera vez que vuelve a consumir drogas o alcohol después de haber dejado, o episodios breves de consumo más adelante.

  • Una recaída es no poder mantenerse limpio de drogas o sobrio en el tiempo. Puede suceder si tiene una serie de deslices en poco tiempo o un desliz que lo lleva a consumir mucho alcohol o drogas durante un período más prolongado. Frecuentemente sucede unos meses después de dejar de consumir drogas o alcohol.

Tener un desliz o una recaída no significa que su tratamiento haya fallado. Simplemente puede significar que cometió un error. Si esto es así, intente averiguar qué pasó. Luego, haga los cambios necesarios en su vida para que no vuelva a suceder. Puede trabajar con su proveedor de atención médica, asesor o patrocinador de 12 pasos para identificar si necesita más tratamiento. Por ejemplo, quizás pueda necesitar agregar un medicamento para reducir los deseos de consumir alcohol o pasar más tiempo en los grupos de apoyo, o quizás le resulte útil aprender nuevas formas de manejar el estrés.

Puede tener varios deslices o recaídas, ya sea que haya intentado dejar el consumo indebido de sustancias solo o que haya realizado un tratamiento. Estos pueden ser retrocesos temporales para recuperarse que ofrecen una oportunidad para aprender y fortalecer su plan de recuperación. A medida que pasa el tiempo y si llegan a suceder, por lo general ocurren con menos frecuencia y son más breves. También es posible que nunca tenga una recaída. Puede aumentar las posibilidades de no tener recaídas si aprovecha todas las opciones de tratamiento disponibles, tales como asesoramiento para la prevención de recaídas, medicamentos para reducir el deseo y prevenir las recaídas, y la participación activa en grupos de ayuda mutua como Alcohólicos Anónimos.

Tenga un plan de manejo de recaídas (crisis)

Acepte que puede tener una recaída. Si piensa en lo que puede hacer con una recaída antes de que suceda, quizás sea más fácil lidiar con esta.

Hable con las personas que participan en su recuperación sobre qué hacer si usted tiene una recaída. Estas personas pueden incluir a su proveedor de atención médica, asesor, familia, amigos y patrocinador del grupo de apoyo. Decida a quién puede llamar, dónde puede ir y qué debe hacer si hay un problema. Las personas a las que puede acudir incluyen su patrocinador, médico, asesor, o línea directa de crisis.

Piense acerca de los desencadenantes

Los desencadenantes son cosas pueden tentarlo para tener una recaída. Pueden incluir lo siguiente:

  • Determinadas personas. Estar con personas con las que se emborrachaba o consumía drogas podría disparar recuerdos y un deseo de volver a consumir drogas o alcohol. Si se reúne con estas personas, podrían insistirle para que consuma alcohol o drogas.

  • Determinados lugares. Ir a un bar, a la casa de un amigo o a un parque en el que bebía o consumía drogas podría activar el deseo. Incluso estar en el mismo tipo de área podría hacerlo.

  • Determinadas cosas. Puede relacionar determinados objetos con el consumo de drogas o alcohol. Por ejemplo, ver una jeringa o una pipa de crack podría activar los recuerdos.

  • Determinados momentos. Determinados días o momentos del día, las vacaciones o el clima podrían despertar el deseo. Depende de los recuerdos que tenga del consumo de drogas o alcohol.

  • Determinados olores, sonidos y sensaciones. El olor de una droga, un cigarrillo o un alimento podría ser un desencadenante. Un día lluvioso, una canción o un programa de televisión también podrían despertar el deseo.

  • Estrés. El estrés es un desencadenante importante. Cualquier situación en la que sienta estrés hace que sea más propenso a tener una recaída.

  • Determinadas situaciones. Las actividades sociales, las fiestas o estar solo podrían también hacerlo pensar en beber o buscar drogas.

Puede resultarle útil tomar nota de sus desencadenantes y pensar en ellos. ¿Algunos de esos son más propensos a causar una recaída que otros? Califique sus desencadenantes del más propenso a causar una recaída al menos propenso a hacerlo. Ahora planifique cómo lidiar con los desencadenantes. Es posible que debe evitar determinadas situaciones o personas o mantenerse alejado de un lugar o una actividad favorita. Si sabe que no puede evitar un desencadenante, piense en llevar a un amigo con usted para que lo apoye.

Si tiene un desliz o una recaída

Si comienza a consumir alcohol o drogas nuevamente:

  • Deje de beber o de consumir la droga de inmediato. Deshágase de estos. Viértalos por el lavabo o por el inodoro. Salga de la situación en la que se encuentra.

  • Mantenga la calma. Recuerde que debe tener un plan y recordarse cuán arduamente ha trabajado para estar sobrio o limpio de drogas.

  • Busque apoyo de inmediato. Llame a las personas que aparecen en su plan o acuda a los lugares que allí se detallan. Si no está en tratamiento, considere buscar ayuda. Si tiene un problema de salud mental, como ansiedad o depresión, busque ayuda para esto también.

  • Cuando haya dejado de beber o consumir, piense en lo que ha sucedido. Piense en las causas de la recaída y cómo puede prevenir que vuelva a suceder. Ponga esto en su plan.

Si está pensando en beber o consumir drogas, tome medidas para evitarlo. Busque apoyo para que lo ayuden a controlar la tentación.

Author: StayWell Custom Communications
Copyright © The StayWell Company, LLC. except where otherwise noted.
Disclaimer - Opens 'Disclaimer' in Dialog Window | Help | About Veterans Health Library