Veteran's Health Library Menu

Health Encyclopedia

Related Reading

Medicamentos para el colesterol

Mujer mayor hablando con una farmacéutica sobre un frasco de pastillas.

Su proveedor de atención médica le ha recetado medicamentos para ayudarlo a controlar el colesterol. En esta hoja se explica cómo el colesterol afecta su salud. También se explica de qué forma los medicamentos pueden ayudarlo a mejorar su nivel de colesterol.

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es un tipo de grasa (lípido) que se transporta en la sangre. El cuerpo fabrica colesterol en el hígado. También puede obtenerlo de algunos alimentos. El cuerpo necesita un poco de colesterol para generar células sanas. Sin embargo, si hay demasiado colesterol, puede acumularse en los vasos sanguíneos y formar placa. La placa es una sustancia grasa que, con el tiempo, puede estrechar y endurecer los vasos sanguíneos. Esto reduce o bloquea el flujo sanguíneo en dichos vasos y aumenta el riesgo de sufrir ataques al corazón (también llamado infarto agudo de miocardio o IAM), ataques cerebrales y otros problemas de salud. Cuando la placa ya ha comenzado a acumularse en los vasos sanguíneos, se conoce como aterosclerosis.

Tipos de lípidos

Existen tres tipos principales grasas en la sangre:

  • Colesterol LDL (lipoproteínas de baja densidad). Se lo conoce como el colesterol “malo” porque contribuye a la acumulación de placa en los vasos sanguíneos.

  • Colesterol HDL (lipoproteínas de alta densidad). Se lo conoce como el colesterol “bueno” porque ayuda a eliminar el exceso de colesterol del torrente sanguíneo.

  • Triglicéridos. Los triglicéridos son una forma especial de grasa que el organismo usa para almacenar energía. Al igual que el colesterol LDL, esta grasa puede contribuir a la acumulación de placa en los vasos sanguíneos. 

Niveles saludables de colesterol

Puede determinar su nivel de colesterol mediante un análisis de sangre. Un nivel alto de colesterol en la sangre es un factor de riesgo para el desarrollo de aterosclerosis. Hable con el proveedor de atención médica para determinar cuáles son los niveles más adecuados para usted.

Es posible que necesite controlar sus niveles de colesterol a intervalos regulares. Esto se hace para saber si está logrando cumplir con las metas de colesterol que acordaron con su proveedor de atención médica. Asegúrese de saber cuándo debe hacerlo y cómo prepararse para el análisis.  Es posible que deba realizarse este análisis de sangre en particular por la mañana, antes de comer nada.

Algunas personas tal vez necesiten tomar medicamentos para controlar el colesterol, además de seguir una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad. Esto puede ayudar a prevenir un ataque al corazón o un ataque cerebral. Además de los niveles de colesterol, hay otros factores que pueden aumentar el riesgo de aterosclerosis. Por ejemplo:

  • Diabetes

  • Tabaquismo

  • Presión arterial alta

  • Falta de actividad física

  • Obesidad

  • Antecedentes familiares de enfermedades cardíacas tempranas (en hombres menores de 55 años y en mujeres menores de 65 años)

  • Síndrome metabólico

  • Enfermedad renal crónica

También es importante tener en cuenta la edad y la historia clínica. Consulte con su proveedor de atención médica sobre sus propios riesgos de enfermedad cardíaca y sus metas en el tratamiento. Su proveedor puede usar uno de los diversos calculadores de riesgo para ayudarlo a determinar el riesgo que corre de sufrir una enfermedad cardíaca y un ataque cerebral. Calcular un puntaje de riesgos puede ayudar a su proveedor a decidir si usted debe tomar medicamentos para disminuir el riesgo de tener una enfermedad cardíaca y un ataque cerebral.  Asegúrese de entender por qué estas metas son importantes, de acuerdo con su historia clínica y sus antecedentes familiares de enfermedad cardíaca o colesterol alto.

Consulte con su proveedor con qué frecuencia deberá controlarse el colesterol. Pregúntele a su proveedor si debe ayunar antes de realizarse este análisis.   Pregúntele también a su proveedor de atención médica acerca de los posibles efectos secundarios de los medicamentos. Avísele a su proveedor cualquier efecto secundario que tenga. Tal vez deba tomar más de un medicamento para lograr las metas de colesterol que acuerde con su proveedor.

¿Cómo tomar los medicamentos para el colesterol?

Tome los medicamentos exactamente según las instrucciones de su proveedor de atención médica. Esto lo ayudará a obtener el mejor resultado. Estos son algunos consejos para tomar los medicamentos para el colesterol:

  • Sepa cuándo y cómo debe tomarlos. Algunos deben tomarse con las comidas. Otros, con el estómago vacío o a determinada hora del día.

  • Siga un horario fijo. Pruebe lo siguiente:

    • No se saltee ninguna dosis ni deje de tomar los medicamentos. Esto es importante, aunque ya se sienta mejor y aunque su nivel de colesterol mejore.

    • Disponga sus cosas para ayudarse a recordar. Por ejemplo, trate de integrar los medicamentos en su rutina diaria. Podría tomarlos al levantarse por la mañana o al acostarse por la noche.

    • Lleve la cuenta de lo que toma. Es posible que deba tomar varios medicamentos diferentes. Si es así, una lista o tabla puede ayudarle a tomar las píldoras correctas en el momento oportuno. Usar un pastillero con los días de la semana o las horas del día también es una buena forma de ayudarse a llevar la cuenta.

  • Prevenga las interacciones entre los medicamentos. Algunos medicamentos y suplementos interactúan con otros. Esto significa que su efecto no es el mismo al tomarlos juntos. Asegúrese de mencionar al proveedor de atención médica todos los demás medicamentos que toma. Esto incluye vitaminas, medicamentos a base de hierbas y medicamentos de venta libre.

  • Sepa cómo lidiar con los efectos secundarios. Muchas personas, cuando comienzan a tomar los medicamentos, tienen efectos secundarios. Estos pueden incluir dolor de cabeza y trastornos estomacales. Los efectos secundarios generalmente desaparecen con el tiempo; no obstante, debe informarle a su proveedor de atención médica acerca de los efectos secundarios que tenga. Algunos efectos secundarios deben comunicarse al proveedor de atención médica de inmediato. Estos incluyen coloración amarillenta en el blanco de los ojos y visión borrosa. También debe informar dolores musculares y problemas para respirar.

Si está embarazada o amamantando, comuníqueselo a su proveedor de atención médica antes de tomar medicamentos para el colesterol.

Tipos de medicamentos para el colesterol

Los medicamentos pueden ayudar a controlar la cantidad de colesterol en la sangre. Pueden ser de varios tipos. Cada uno de ellos controla el colesterol de forma diferente. Además, cada uno tiene efectos diferentes en su efectividad para reducir el colesterol. Hable sobre estos efectos con su proveedor de atención médica. Este le recetará el tipo de medicamento más adecuado para usted. Es posible que deba tomar solo uno o más de uno. Los tipos principales de medicamentos son los siguientes:

  • Estatinas (inhibidores de la HMG-CoA reductasa). Las estatinas son los medicamentos que se recetan más comúnmente para bajar el colesterol. Inhiben la producción de colesterol en el organismo. Esto provoca que el hígado elimine el colesterol de la sangre y, de este modo, disminuye el colesterol LDL. Ventajas: Las estatinas reducen el nivel de colesterol LDL. Además, aumentan ligeramente el nivel de colesterol HDL y reducen los triglicéridos.

  • Inhibidores selectivos de la absorción de colesterol. Inhiben la absorción del colesterol presente en los alimentos que come. Pueden recetarse por sí solos o junto con estatinas. Ventajas: Estos medicamentos reducen el nivel de colesterol LDL. Además, aumentan ligeramente el nivel de colesterol HDL y reducen los triglicéridos.

  • Resinas (también llamadas secuestrantes del ácido biliar o medicamentos fijadores del ácido biliar). Las resinas promueven la eliminación del colesterol a través del intestino. Funcionan uniéndose con la bilis en el aparato digestivo. La bilis es una sustancia que ayuda al organismo a digerir la comida. El cuerpo usa colesterol para fabricar bilis. Normalmente, el cuerpo absorbe la mayor parte de la bilis durante la digestión. Pero, cuando la bilis está unida a la resina, se expulsa del cuerpo. En consecuencia, el organismo debe producir más bilis. Para esto, el cuerpo toma más colesterol de la sangre. Ventajas: Las resinas reducen el nivel de colesterol LDL.

  • Fibratos (derivados del ácido fíbrico). Estos son los mejores para reducir el nivel de triglicéridos. No son muy eficaces para reducir el LDL. Ventajas: Los fibratos reducen el nivel de triglicéridos. También aumentan el nivel de colesterol HDL.

  • Niacina (ácido nicotínico). La niacina (vitamina B3) reduce la capacidad del hígado para producir grasas sanguíneas.  Ventajas: La niacina puede aumentar el nivel de colesterol HDL. También reduce los triglicéridos y puede reducir el nivel de colesterol LDL.  La última información sobre la niacina ha cuestionado su beneficio en la reducción del riesgo relacionado con enfermedad del corazón, por lo que debería conversar con su proveedor si este le pide que tome niacina.

  • Ácidos grasos omega 3. Reducen la cantidad de triglicéridos que produce el organismo. También ayudan a eliminar estos lípidos de la sangre. Los ácidos grasos omega 3 están presentes en muchos alimentos. Estos incluyen el salmón y otros pescados grasos, así como las nueces. Es posible que su proveedor de atención médica le recete estos ácidos grasos en cápsulas. Ventajas: Los ácidos omega 3 reducen los triglicéridos. (Nota: pueden aumentar el nivel de colesterol LDL en algunos pacientes). 

  • Inhibidores de proproteína convertasa subtilisina kexina tipo 9 (PCSK9, por sus siglas en inglés). Estos medicamentos reducen dramáticamente los niveles de colesterol LDL al descomponer los químicos en el hígado que controlan la producción de colesterol LDL.  Estos medicamentos se administran mediante una inyección. Están destinados a personas que tienen una forma hereditaria de colesterol alto o a personas con enfermedad cardiovascular existente que no pueden reducir el nivel de colesterol con medicamentos más tradicionales.

Un estilo de vida sano

Además de los medicamentos, el tratamiento para el colesterol alto incluye cambios en el estilo de vida. Un estilo de vida sano es una parte fundamental en la prevención de enfermedades cardíacas y ataques cerebrales por enfermedad cardiovascular. Su proveedor de atención médica lo ayudará a modificar su estilo de vida, de ser necesario. Estos cambios son necesarios para bajar su colesterol y para evitar que la enfermedad cardiovascular empeore. Los siguientes son factores sobre los que posiblemente necesita trabajar:

Dieta

Su proveedor de atención médica le dará información sobre los cambios que podría necesitar hacer en su dieta, según su situación. Es posible que deba ver a un dietista o nutricionista registrado para que lo ayude a hacer estos cambios. Probablemente le pedirán que haga lo siguiente:

  • Reducir la cantidad de carne de res que contenga grasa saturada y niveles altos de colesterol que come.

  • Reducir la cantidad de sodio (sal) que come, especialmente si tiene presión arterial alta.

  • Aumentar el consumo de frutas y verduras frescas.

  • Consumir proteínas magras, tales como las presentes en pescado, pollo, pavo, frijoles y arvejas.

  • Consumir menos carnes procesadas, como embutidos, salchichas y salame.

  • Optar por leche, yogur y queso bajos en grasa.

  • Usar aceites vegetales y de nueces en lugar de manteca, grasa y margarina.

  • Limitar los dulces y los alimentos procesados tales como las patatas fritas, las galletas y los productos de panadería.

  • Limitar las veces que come en restaurantes o en locales de comida rápida.

Actividad física

Su proveedor de atención médica puede recomendarle que aumente su actividad física. La actividad física ayuda a aumentar el colesterol HDL, es decir, el colesterol “bueno”, en su organismo. Según cuál sea su situación, su proveedor puede recomendarle que incluya actividad física de moderada a intensa durante al menos 40 minutos por día, como mínimo, tres o cuatro días por semana. Los siguientes son algunos ejemplos de actividad física de moderada a intensa:

  • Caminar a paso ligero, alrededor de 3 a 4 millas por hora (5 a 6.5 km/h)

  • Trotar o correr

  • Andar en bicicleta fija o al aire libre.

  • Nadar o hacer actividad aeróbica en el agua.

  • Bailar.

  • Hacer senderismo.

  • Practicar artes marciales.

  • Jugar al tenis.

Quizás al principio no pueda hacer 40 minutos consecutivos. Es posible que deba comenzar con cinco a diez minutos por día, dos veces al día, y luego agregar tiempo hasta que pueda hacer 40 minutos de ejercicio.

Manejo del peso

Si tiene sobrepeso u obesidad, su proveedor de atención médica colaborará con usted para que baje de peso y reduzca su índice de masa corporal (IMC) hasta un nivel normal o cercano al normal. Hacer cambios en su dieta y aumentar su actividad física pueden serle de ayuda. Controlar la cantidad de calorías que se ingieren es la mejor manera de perder peso.

Tabaquismo

Si fuma, busque ayuda para dejar de hacerlo. Pídale a su proveedor de atención médica información acerca de medicamentos que pueden ayudarlo a combatir el deseo de fumar. Inscribirse en un programa para dejar de fumar puede mejorar sus probabilidades de lograrlo. Pida a su proveedor recomendaciones sobre programas y productos para dejar de fumar.

Para obtener más información y apoyo para dejar de consumir tabaco

  • Hable con su proveedor de atención médica de VA.

  • Llame a la línea de ayuda para dejar el tabaco de VA al 1-855-QUIT-VET (1-855-784-8838),

  •  

Estrés

Aprenda técnicas de manejo de estrés para que lo ayuden a lidiar con el estrés en su hogar y en su vida laboral. Estas son algunas sugerencias:

  • Tome una clase de yoga. Puede encontrar clases en los centros comunitarios locales o por Internet.

  • Haga ejercicio con regularidad. El ejercicio ayuda a que la mente se desconecte de los problemas y a liberar la tensión de los músculos.

  • Respire profundamente. Tómese unos minutos varias veces al día solo para sentarse tranquilo y respirar. Concéntrese en el aire que entra y sale de su cuerpo.

  • Hable con sus seres queridos. Tómese unos minutos cada día para conectarse con las personas que le dan apoyo.

Author: StayWell Custom Communications
Copyright © The StayWell Company, LLC. except where otherwise noted.
Disclaimer - Opens 'Disclaimer' in Dialog Window | Help | About Veterans Health Library