Veteran's Health Library Menu

Health Encyclopedia

Related Reading

Para los cuidadores: cómo recuperar el movimiento después de un accidente cerebrovascular

Luego de un accidente cerebrovascular, es posible que una persona tenga dificultad para mover todo el cuerpo o una parte. A menudo, el brazo y la pierna de un lado del cuerpo se debilitan o están adormecidos o rígidos. La incapacidad para mover un miembro o una parte del cuerpo después de un accidente cerebrovascular se llama parálisis. También es posible que los músculos se contraigan y por lo tanto es más difícil estirarlos. Esto es lo que se conoce como espasticidad. Los primeros objetivos consisten en mejorar la postura, la amplitud de movimiento, así como también fortalecer los músculos. En conjunto, los miembros del equipo de rehabilitación ayudan al paciente a avanzar desde estar sentado a ponerse de pie hasta caminar.

Mejoramiento de la postura

Adoptar una postura adecuada ayuda a los pacientes a recuperar la movilidad después de un accidente cerebrovascular. También ayuda a disminuir otros problemas que pueden surgir más adelante. Mantener la postura correcta ayuda a evitar el encorvamiento del paciente. También es necesario mantener una buena posición de los brazos y las piernas. Esto permite impedir que los músculos se tensen (espasticidad) cerca de las articulaciones. Una buena posición corporal es esencial para los pacientes que tienen debilidad en un lado del cuerpo (hemiparesia). Un posicionamiento adecuado también es importante para aquellas personas que hayan perdido la sensibilidad en un lado del cuerpo (síndrome de inatención unilateral). 

Ejercicio de los músculos

Una fisioterapeuta trabaja con un hombre mayor.

El siguiente paso es lograr que el paciente pueda levantarse de la cama. Los fisioterapeutas pueden empezar por mover delicadamente las extremidades del paciente todos los días. Simples ejercicios de estiramiento pueden ayudar a relajar los músculos que se tensan o experimentan espasmos. El paciente puede aprender a adquirir más fuerza y aumentar su amplitud de movimiento. Muchos ejercicios preparan a los pacientes para hacer ciertas tareas. Por ejemplo, ejercitarse para llevar una mano a la boca prepara al paciente para que pueda utilizar un tenedor o un cepillo de dientes. Hacer los ejercicios de amplitud de movimiento al menos 3 veces por día ayuda a reducir la espasticidad.

De pie otra vez

Al principio, es posible que su ser querido solo pueda permanecer de pie muy poco tiempo. Si tiene las piernas debilitadas por el accidente cerebrovascular o por falta de uso, puede resultar útil que se agarre a un par de barras paralelas. Apoyarse en una encimera o un andador también puede ayudarlo a permanecer de pie por más tiempo. La persona puede prepararse para volver a aprender a caminar cambiando el apoyo de su peso de un pie al otro.

Volver a caminar

La mayoría de los pacientes efectivamente vuelven a caminar después de tener un accidente cerebrovascular. Es posible que su ser querido comience de nuevo a caminar con ayuda de barras paralelas. Algunos pacientes usan andadores para sostenerse. Otros aprenden a usar un bastón. A fin de ayudar a mejorar su habilidad para caminar, algunos pacientes pueden usar un tipo especial de cinta rodante u otros equipos. Caminar gradualmente más lejos y más rápido puede ayudar a su ser querido a recuperarse más completamente.

Consejos prácticos

Pregunte al equipo de qué manera puede ayudar. Es posible que le pidan que haga lo siguiente:

  • Alinear la cabeza, los hombros y las caderas de su ser querido.

  • Darle soporte al brazo si no tiene fuerzas o enderezarle suavemente los dedos si se le cierran.

  • Mantener los pies de la persona planos en el suelo o en un reposapiés.

  • Acercarse al paciente por el lado sano cuando le va a hablar o dar alguna cosa.

Author: StayWell Custom Communications
Copyright © The StayWell Company, LLC. except where otherwise noted.
Disclaimer - Opens 'Disclaimer' in Dialog Window | Help | About Veterans Health Library