Veteran's Health Library Menu

Biblioteca de la salud

Biblioteca de la salud

Navegación con la A a la Z Guía de la Biblioteca salud Vuelve a la biblioteca de Salud de Veteranos Inicio

La nutrición después de la operación

Después de la cirugía, es posible que tenga menos apetito o que sienta cierto malestar. Esto suele deberse a los medicamentos, la pérdida de agua o el estrés de la cirugía. No se fuerce a comer alimentos sólidos de inmediato. En cambio, intente beber pequeñas cantidades de líquidos una vez que le digan que está bien hacerlo. Justo después de la cirugía, su cuerpo necesita más que el suministro usual de proteínas para reparar las células, combatir las infecciones y cicatrizar los cortes. En este momento, puede comer más cantidad de proteínas sin preocuparse por las calorías. Las proteínas le ayudarán a sanar y a recuperar sus fuerzas. Si necesita bajar de peso, podrá concentrarse en eso después de recuperarse del post-operatorio. Si le indicaron una dieta especial antes de la cirugía (por ejemplo, baja en sal), pregunte a su proveedor de atención médica si debería seguir esa misma dieta durante la recuperación.

Nota especial: siga todas las instrucciones específicas para después de la operación que le haya dado su cirujano, enfermera o dietista.

Mujer sentada a la mesa en la cocina, tomando un plato de sopa. Sobre la mesa, se ve un vaso con agua.

Comience poco a poco

  • Comience bebiendo líquidos y caldo (sopa transparente). Son los más fáciles de digerir.

  • Coma pequeñas cantidades, con más frecuencia. Al comer varias comidas más pequeñas a lo largo del día en lugar de tres comidas grandes, podrá evitar sentir náuseas.

  • Puede beber algún batido de proteínas, una malteada o yogur si las comidas sólidas le hacen sentir mal.

  • Lentamente, vaya agregando alimentos semi sólidos (puré de papas, compota de manzana y gelatina) cuando se sienta listo para hacerlo.

  • Poco a poco, vaya agregando alimentos sólidos. Al principio, no coma alimentos con grasas, pesados o muy condimentados.

Agregue proteínas

  • Vaya agregando proteínas a medida que amplíe su dieta.

  • Puede agregar proteínas en polvo o leche deshidratada a sus comidas para reforzar su nivel de proteína.

  • Puede agregar queso rallado a los vegetales, papas o arroz para aumentar sus proteínas y calorías.

  • Agregue refrigerios con alto contenido de proteínas, como almendras, cacahuates y queso.

Beba líquidos

  • Es normal que pierda líquidos durante la cirugía. Agregar líquidos le permitirá sentirse mejor y equilibrar las sustancias químicas que tiene en su cuerpo (los electrolitos).

  • A menos que le digan otra cosa, beba al menos 6 vasos de líquidos transparentes (agua, jugo de manzana o ginger-ale) al día.

Elija buenas opciones de alimentos

  • Si elige alimentos nutritivos y saludables ayudará a que su cuerpo genere tejidos y pueda sanar las heridas.

  • Coma una dieta baja en grasa y alta en proteínas.

  • Los cereales con alto contenido de proteínas, el pescado y el pollo ayudan a reparar los tejidos afectados por la cirugía.

  • Recuerde incluir frutas y vegetales para obtener fibra y vitaminas importantes.

Última revisión: 5/15/2011
© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Copyright © The StayWell Company, LLC, excepto que se indique otra cosa.
Renuncia - Abre 'Renuncia' en ventana de dialogo