Veteran's Health Library Menu

Biblioteca de la salud

Biblioteca de la salud

Navegación con la A a la Z Guía de la Biblioteca salud Vuelve a la biblioteca de Salud de Veteranos Inicio

La enfermedad periodontal: Cirugía de reducción de bolsas

La enfermedad periodontal puede provocar la formación de bolsas entre el diente y la encía, las cuales pueden acumular placa y requerir un tratamiento. Si los tratamientos no quirúrgicos no logran reducir la profundidad de la bolsa, podría hacerse necesaria una cirugía. El tratamiento quirúrgico de la encía y el hueso puede reducir la profundidad de la bolsa y salvar con ello uno o varios dientes, además de permitir al dentista eliminar el sarro que está muy por debajo del borde de las encías. En algunos casos la cirugía de reducción de bolsas se hace junto con unos procedimientos regenerativos (técnicas que estimulan el desarrollo de hueso nuevo).

Diente en corte transversal del hueso y la encía. Hay placa en la base y la raíz del diente. Cavidad profunda en la encía en la base del diente. La encía está retrocediendo y se ve hinchada.
Antes de la operación

Diente en corte transversal del hueso y la encía. La línea de la encía está más baja en el diente después de curarse de una cirugía.
Después de que cicatriza la encía

Remodelación de la encía y el hueso

La reducción de una bolsa comienza con la cirugía de colgajo: se separa la encía del diente para volver a fijarla más adelante en una nueva posición. En muchos casos también se hace la cirugía ósea, que conlleva remodelar y alisar el hueso. Una vez terminado el tratamiento, lo más probable es que el borde de las encías quede más bajo y deje al descubierto una mayor parte del diente. Si se expone hasta la raíz, podría ser necesario un tratamiento con fluoruro u otro material para disminuir la sensibilidad.

  • Antes de la operación. Una bolsa profunda facilita la acumulación de placa y sarro muy por debajo del borde de las encías. La inflamación y la infección han destruido parte del hueso de soporte.

  • Se abre la encía. Primero, la encía se levanta y enrolla hacia atrás para crear un “colgajo gingival”; a continuación, el cirujano elimina el sarro de la raíz y extrae el tejido gingival enfermo.

  • Se modela el hueso. En caso necesario, el hueso se alisa y remodela para reducir las hendiduras y las zonas rugosas donde crecen las bacterias. 

  • Para acelerar la sanación de los tejidos. Podría aplicarse una sustancia a la raíz para ayudar con la reinserción del diente en los ligamentos y la encía. Quizás se utilicen unos instrumentos para cauterizar (cerrar) la zona y reducir el sangrado.

  • El cierre. Se cose con puntos el colgajo gingival en una posición que reduce la profundidad de la bolsa. Podría usarse un apósito parecido a la arcilla o a la plastilina para proteger la zona; si se usa, el apósito permanecerá en posición hasta que el dentista lo retire en una visita de control.

  • Después de que cicatriza la encía. Una vez que cicatriza la encía, los puntos se disuelven o el dentista los retira junto con el apósito. La bolsa es ahora menos profunda. Ya que el borde de la encía es más bajo, probablemente se verá una mayor parte del diente.

© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Copyright © The StayWell Company, LLC, excepto que se indique otra cosa.
Renuncia - Abre 'Renuncia' en ventana de dialogo