Veteran's Health Library Menu

Biblioteca de la salud

La relación entre la alta presión arterial y el ataque cerebral

Cada día que su presión arterial siga siendo demasiado alta, aumentan las probabilidades de que tenga un ataque cerebral. El ataque cerebral es la pérdida de ciertas funciones cerebrales debida a la falta de riego sanguíneo. El ataque cerebral puede ser consecuencia de los daños que la alta presión sanguínea produce en los vasos. Si el vaso afectado deja de aportar sangre al cerebro, se produce un ataque cerebral.

La alta presión arterial daña los vasos sanguíneos

Arteria con paredes engrosadas y flecha que muestra la reducción del flujo de sangre.

Las paredes de los vasos se engruesan

Cuando la sangre hace demasiada presión contra las paredes de un vaso, los músculos de la pared del vaso pierden su elasticidad y aumentan de grosor, estrechando así la abertura y reduciendo el paso de la sangre.

Arteria con placa sobre las paredes y coágulo pegado en la placa. La flecha muestra el bloqueo del flujo de sangre.

Se forman coágulos

El exceso de presión sanguínea puede dañar las paredes de los vasos. La grasa y el colesterol (placa) se depositan en los lugares dañados del vaso. Las células sanguíneas se adhieren a la placa, formando un coágulo, el cual puede obstruir el flujo sanguíneo en el vaso.

Vaso sanguíneo con grietas en las paredes y flechas que muestran la sangre que se filtra.

Los vasos se rompen

Algunas veces, el exceso de presión de la sangre debilita la pared del vaso. Si el vaso es pequeño o está dañado, la pared puede romperse. Se produce entonces un derrame de sangre que destruye las células del tejido adyacente. También pueden destruirse otras células debido a la falta de riego sanguíneo.

Conozca los síntomas del ataque cerebral

Durante un ataque cerebral se corta el suministro de sangre al cerebro. Con atención médica rápida, es más probable que la recuperación sea lo más completa posible. No espere. Llame al 911 si tiene alguno de los síntomas descritos a continuación:

  • Debilidad o falta de sensibilidad en un lado de la cara o del cuerpo, o en alguna extremidad

  • Dificultad repentina para ver con uno o ambos ojos

  • Visión doble

  • Dificultad para hablar (por ejemplo "arrastrar" las palabras)

  • Dolor de cabeza intenso

  • Dificultad para encontrar o entender ciertas palabras

  • Mareo o falta de equilibrio

  • Cualquiera de estos síntomas que aparece y desaparece

© 2000-2020 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Copyright © The StayWell Company, LLC, excepto que se indique otra cosa.
Renuncia - Abre 'Renuncia' en ventana de dialogo