Veteran's Health Library Menu

Biblioteca de la salud

Infección por Clostridium difficile

Las bacterias Clostridium difficile (abreviadas a menudo C. difficile o C. diff) son microbios nocivos que infectan el intestino y provocan síntomas que varían de una diarrea leve a una inflamación grave del colon (intestino grueso). La infección por C. difficile suele producirse durante o después de un tratamiento con antibióticos. Cualquiera puede contraer esta infección, pero el riesgo es mayor en el caso de personas que están en hospitales y hogares de ancianos, donde es frecuente el uso de antibióticos y los microbios se propagan con facilidad. Esta hoja contiene más información sobre las medidas para prevenir esta infección.

Mujer que se lava las manos en una habitación de hospital. Hombre acostado en una cama de hospital.
Lávese las manos muy bien antes y después de visitar a un amigo o familiar que esté infectado con C. difficile. Use agua y jabón. Es posible que los antisépticos a base de alcohol en gel para las manos no sean eficaces contra las bacterias C. difficile.

¿Cuáles son las causas de la infección por C. difficile?

El aparato digestivo (intestino) contiene cientos de tipos de bacterias y es normal que las C. difficile estén presentes en pequeñas cantidades. Muchos de estos otros tipos de bacterias son “buenos” porque ayudan a mantener las bacterias perjudiciales como C. difficile bajo control. Cuando una persona toma antibióticos, se destruyen muchas de las bacterias presentes en el intestino. Si sobreviven muy pocas bacterias “buenas”, las bacterias nocivas como C. difficile pueden multiplicarse descontroladamente. En los hospitales y hogares de ancianos, C. difficile puede propagarse de un paciente infectado a otros pacientes a través de las manos de los cuidadores y visitantes. También puede encontrarse sobre objetos, como los rieles de camas y orinales.

¿Cuáles son los síntomas de una infección por C. difficile?

En muchas personas las bacterias C. difficile están inactivas como esporas y no causan infección. Estas esporas, sin embargo, pueden transmitirse a otras personas. Algunas personas presentan una enfermedad de intensidad leve a moderada, con diarrea aguada, dolores abdominales y cólicos. Y otras pueden contraer enfermedades graves como la colitis (inflamación del colon). Estas enfermedades pueden causar diarrea aguda, fiebre y la aparición de sangre o pus en las heces. Si aparecen los síntomas, éstos suelen comenzar entre unos pocos días y una semana o más después del inicio de un tratamiento con antibióticos. Aunque también pueden aparecer semanas o incluso meses después. Si se le administraron antibióticos y tiene síntomas como los que se mencionan anteriormente, comuníquese con su proveedor de atención médica de inmediato.

¿Cómo se diagnostica la infección por C. difficile?

Para confirmar la infección, se le tomará una muestra de heces para analizar si contiene las toxinas producidas por la bacteria o se puede llevar a cabo un análisis genético (PCR) para determinar el ADN del virus. Con frecuencia se diagnostica en el hospital. Pero los síntomas pueden comenzar una vez que el paciente se encuentra en su casa. Si los síntomas aparecen después que dejó el hospital, comuníquese con su proveedor de atención médica. Asegúrese de mencionarle que estuvo hospitalizado y que le administraron antibióticos.

¿Cómo se trata la infección por C. difficile?

  • El primer paso es que suspenda todo tratamiento con antibióticos que no sean efectivos contra las bacterias C. difficile. Si no es posible que deje de tomarlos, su proveedor de atención médica podría intentar cambiar a un medicamento diferente y administrarle un antibiótico específico para la infección por C. difficile.

  • A menudo se administran líquidos a través de una sonda intravenosa (IV, a través de las venas) colocada en el brazo, para que le ayude a reponer los fluidos que perdió por la diarrea.

  • Podrían administrarle probióticos (suplementos de bacterias beneficiosas o levadura) para tratar de restablecer el equilibrio adecuado en el intestino.

  • Si el tratamiento no logra curar los síntomas graves, podría requerirse de una cirugía.

Alivie los síntomas de infección por C. difficile

  • Tome abundante líquido para reponer el agua perdida en la diarrea. Lo ideal es tomar agua o sopas claras. Evite las bebidas gaseosas y el alcohol, el café, el té, la leche, los jugos de fruta y los refrescos de cola, porque pueden empeorar los síntomas.

  • Aliméntese siguiendo las instrucciones de su proveedor de atención médica en cuanto a qué y cuándo comer.

  • Hasta que se le quite la diarrea, evite comer frutas y productos lácteos (con la excepción del yogur). Estos alimentos pueden empeorarle la diarrea.

  • No tome medicamentos antidiarreicos a menos que su proveedor de atención médica le diga que lo haga.

  • Ya que las bacterias C. difficile pueden reaparecer incluso después del tratamiento, informe a su proveedor de atención médica si vuelve a tener síntomas.

Prevención de la infección por C. difficile: medidas que están tomando los hospitales y hogares de ancianos

Muchos hospitales y hogares de ancianos toman las siguientes medidas para ayudar a prevenir las infecciones por C. difficile:

  • Uso limitado de antibióticos: La administración de antibióticos sólo cuando es necesario puede ayudar a reducir las infecciones por C. difficile.

  • Lavado de las manos: El personal de los hospitales se lava las manos antes y después de tratar a cada paciente infectado con C. difficile. También se lava las manos después de tocar cualquier superficie que pudiera estar contaminada. El agua y el jabón son más eficaces que los antisépticos a base de alcohol en gel para las manos.

  • Ropa protectora: Los profesionales de atención médica se ponen guantes y una bata cuando entran en la habitación de un paciente infectado con C. difficile y se los quitan antes de irse para evitar la propagación de C. difficile a otras personas.

  • Habitaciones privadas: A las personas con C. difficile se les asignan habitaciones privadas o compartidas sólo con otras personas que tengan la misma infección para evitar que se transmitan las bacterias a otras personas.

  • Limpieza profunda: Los equipos y las habitaciones se limpian y desinfectan a diario.

  • Instrucción: Los pacientes y visitantes reciben instrucciones sobre las mejores maneras de evitar la infección.

Prevención de la infección por C. difficile: medidas que usted puede tomar

  • Tome antibióticos sólo cuando realmente los necesite. Tenga presente que los antibióticos no mejorarán las enfermedades causadas por virus como los resfriados y la gripe. No le solicite a su proveedor de atención médica antibióticos que él o ella le informaron que no son eficaces para usted.

  • Cuando le receten antibióticos, tómelos de la forma indicada. No aumente ni reduzca la dosis ni los tome por más o menos tiempo del que le recomiende su proveedor de atención médica aun cuando se sienta mejor.

  • Puede intentar tomar suplementos probióticos o comer yogur con bacterias beneficiosas o levadura durante y después del tratamiento con antibióticos. Puede comprar suplementos probióticos en la mayoría de las tiendas naturistas y farmacias.

  • Lávese bien las manos después de ir al baño y antes de comer. Use abundante agua tibia y jabón. Es posible que los antisépticos a base de alcohol en gel para las manos no maten las bacterias C. difficile.

Cómo pueden ayudar los familiares y amigos

En un hospital o centro de cuidados:

  • Lávese las manos muy bien antes y después de visitar a alguien que esté infectado con C. difficile. Use agua y jabón. Es posible que los antisépticos a base de alcohol en gel para las manos no sean eficaces contra las bacterias C. difficile.

  • Si el personal del hospital lo solicita, póngase guantes y batas. Tome cualquier otra precaución que le indiquen para ayudar a prevenir la infección.

En su casa:

  • Cuando esté atendiendo a un familiar infectado con C. difficile, use guantes y deséchelos después de cada uso. Después, lávese bien las manos con agua y jabón.

  • Lave la ropa, las sábanas y las toallas del paciente por separado en agua caliente con detergente y blanqueador líquido.

  • Desinfecte las superficies de la habitación del paciente con un desinfectante aprobado para la eliminación de las bacterias C. difficile, incluidos el teléfono, los interruptores de las luces y los controles remotos.

Consejos para lavarse las manos correctamente:

  • Use agua tibia y mucho jabón. Frótese las manos hasta formar abundante espuma.

  • Límpiese la mano completa, debajo de las uñas, entre los dedos y hasta las muñecas.

  • Lávese por lo menos durante 15 segundos. No se limite a lavar superficialmente; frótese bien.

  • Enjuáguese las manos, dejando que el agua le corra de los dedos hacia abajo en lugar de hacia las muñecas.

  • Séquese bien las manos; luego use una toalla de papel para cerrar el grifo del agua y abrir la puerta.

Última revisión: 5/15/2011
© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Copyright © The StayWell Company, LLC, excepto que se indique otra cosa.
Renuncia - Abre 'Renuncia' en ventana de dialogo