Veteran's Health Library Menu

Biblioteca de la salud

Cirugía del pie: Dedos en martillo flexibles y rígidos

Los dedos en martillo consisten en la contractura y torcimiento anormal de uno o más dedos. Esto puede deberse a un problema muscular hereditario, una longitud anormal del hueso, o a la mala mecánica del pie. Las articulaciones afectadas pueden rozar contra la superficie interior de los zapatos y producir callos (acumulaciones de piel muerta).

Dedos en martillo flexibles

Pie en el que se ven los huesos y segundo dedo en martillo (hammer toe). La articulación del medio está doblada y se ve un callo en la piel, sobre la parte superior de la articulación. Un dedo de una mano presiona una yema de un dedo de un pie para mostrar que éste último es flexible.

Cuando los dedos en martillo son flexibles, es posible enderezar las articulaciones torcidas. Los dedos en martillo flexibles pueden volverse rígidos con el tiempo.

Relajamiento del tendón

Pie en el que se ven los huesos que se han reubicado con suturas para enderezar un dedo en martillo.

Este tratamiento ayuda a relajar la articulación torcida. El tendón inferior (flexor) puede colocarse en la parte superior del dedo afectado (transferencia del tendón flexor). En algunos casos se relaja el tendón superior o el inferior, sin cambiarlos de posición (tenotomía).

Dedos en martillo rígidos

Pie en el que se ven los huesos y segundo dedo en martillo (hammer toe). La articulación del medio está doblada y se ve un callo en la piel, sobre la parte superior de la articulación.

Los dedos en martillo rígidos están fijos (no son flexibles) y no es posible enderezar las articulaciones dobladas. Los callos, el dolor y la falta de funcionamiento pueden ser más severos con dedos en martillo rígidos que con dedos flexibles.

Artroplastia

Pie en donde se muestra que se quitó parte de la articulación para enderezar un dedo en martillo.

Se elimina parte de la articulación y se endereza el dedo. En algunos casos, se sustituye la articulación entera por un implante. Una vez sanados, los huesos se conectan con el tejido cicatricial y le dan flexibilidad al dedo.

Fusión

Pie en el que se muestra que se quitó hueso y cartílago para enderezar un dedo en martillo. Un clavo que atraviesa la parte superior del dedo mantiene los huesos juntos.

Primero se elimina el cartílago y parte del hueso a ambos lados de la articulación. Luego se endereza el dedo y se unen los dos huesos, normalmente con un poste, el cual se elimina al cabo de varias semanas. Una vez sanado, el dedo estará menos flexible, pero más estable.

Última revisión: 5/15/2011
© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Copyright © The StayWell Company, LLC, excepto que se indique otra cosa.
Renuncia - Abre 'Renuncia' en ventana de dialogo