Veteran's Health Library Menu

Biblioteca de la salud

La amputación de pierna: Cirugía para un problema médico

Su proveedor de atención médica le ha dicho que necesita una amputación de pierna, es decir, una operación quirúrgica para quitarle toda una pierna o bien una parte de la misma. Esto puede ser necesario si la pierna tiene tejido enfermo que no puede curarse, o para prevenir que la enfermedad se extienda al resto del cuerpo. El objetivo de la cirugía es restaurar su capacidad para realizar las funciones de su vida cotidiana, ya que la amputación de la parte enferma de la pierna puede mejorar su salud general.

Por qué es necesaria la amputación

La amputación se lleva a cabo solamente después de que sus proveedores de atención médica hayan intentado tratar el problema de otras maneras y hayan determinado que su cuerpo no será capaz de reparar el tejido dañado de la pierna. Este tejido puede estar gravemente infectado o incluso muerto. Las causas más comunes de los daños al tejido son:

  • Úlceras (lesiones) en los pies debidas a la diabetes

  • Reducción del flujo sanguíneo a consecuencia de enfermedad arterial periférica (EAP)

  • Tumores causados por un cáncer

  • Infección grave causada por heridas o lesiones

Acerca de la cirugía

Su cirujano tratará de salvar la mayor parte posible de su pierna. Esto puede incluir las articulaciones, como la rodilla. Pero es posible que antes de la cirugía no sepa qué partes de la pierna podrán salvar. En algunos casos puede ser necesaria otra operación quirúrgica más adelante para amputar otra parte de la pierna. La finalidad de esta operación es preservar su salud y facilitar la curación.

Hombre acostado en una cama de hospital con vía intravenosa (IV) en el brazo. Un proveedor de atención médica está de pie junto a la cama, hablando con el hombre.
Hable con su cirujano acerca del tipo de atención que necesitará después de la operación.

Después de la cirugía

Cuando se despierte, le darán medicamentos contra el dolor para que no tenga molestias. Le pondrán un yeso u otra forma de vendaje con presión en la pierna para ayudarle a controlar la hinchazón y facilitar la cicatrización. Es posible que comience a hacer fisioterapia poco después de la operación, según cuál sea su estado de salud. La fisioterapia fortalece los músculos y ayuda a prevenir que éstos (así como las articulaciones) se contraigan o agarroten. También aprenderá a trasladarse sin peligro de la cama a una silla y a otras superficies. Esto le ayudará a prevenir las caídas y le protegerá la herida mientras se cura. Cuando esté listo, podrá desplazarse con la ayuda de una andadera o muletas. Y cuando la herida se le haya curado, es posible que puedan ponerle una pierna artificial.

Vivir con una extremidad amputada

La pérdida de una extremidad es un acontecimiento que cambia la vida. Es normal sentir alteración, tristeza, miedo, enojo, o incluso alivio después de la cirugía. Probablemente tendrá muchas preguntas e inquietudes sobre su futuro. Tal vez desee hablar con un experto en cambios emocionales, como por ejemplo un psicólogo. Recuerde que el objetivo de esta operación es restaurar su capacidad para realizar las funciones de su vida cotidiana, para que su salud pueda mejorar y usted pueda llevar una vida más satisfactoria.

Problemas de largo plazo

Los problemas de salud que provocaron la amputación todavía pueden afectar la pierna intacta (natural). Colabore estrechamente con su equipo de atención médica para administrar su salud general. Manténgase tan activo como le sea posible, pero vigile atentamente el estado de su pierna y su pie sanos para ver si aparecen lesiones que no se curan o zonas que cambian de color o pierden sensibilidad. Tome todos los medicamentos siguiendo las indicaciones del proveedor de atención médica. Esto podrá ayudarle a evitar la necesidad de una segunda operación.

Notas para los familiares y amigos

Cuando a un ser querido le amputan una extremidad, la noticia puede tener un impacto muy fuerte. Es posible que usted se pregunte si esa persona será capaz de cuidarse a sí misma y tal vez usted no sepa cómo reaccionar a los cambios que se han producido en su cuerpo. Estas inquietudes son normales. Se necesita tiempo para que toda la familia se ajuste a la nueva situación. Recuerde que la pérdida de una extremidad no cambia la identidad de una persona. En este momento, su ser querido necesita su apoyo completo y es importante que usted desempeñe un papel activo en su cuidado. Ayúdele a averiguar y a recordar información importante, como por ejemplo los medicamentos que debe tomar y las citas con el proveedor de atención médica. Sobre todo, recuerde que su familiar o amigo necesita su comprensión y su paciencia. No se olvide de escucharlo. Deje que él o ella le diga qué tipo de apoyo necesita. Para más información sobre la adaptación a la pérdida de una extremidad, consulte el cuadro a continuación. 

Última revisión: 5/15/2011
© 2000-2019 The StayWell Company, LLC. 800 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Copyright © The StayWell Company, LLC, excepto que se indique otra cosa.
Renuncia - Abre 'Renuncia' en ventana de dialogo